febrero 29, 2024

Spectacular

Actualidad

Sargantana un chip español para aprender a hacer un supercomputador europeo

3 minutos de lectura

En Barcelona Supercomputing Center lanza su tercer procesador de código abierto, el primero en superar un gigahercio de potencia.

El camino para lograrlo será largo, se espera para finales de la década, y un rectángulo de 2.5 por 1.2 milímetros es una prueba de que este viaje ha empezado, se trata de un chip llamado sargantana.

Lagartija en catalán y aragonés, el tercero de código abierto desarrollado completamente en España, y un paso más para que el Marenostrum 6 sea un hito de verdad, que no solo entre en los rankings por su potencia de cálculo, sino que trabaje por primera vez con tecnología local.

Será el primer paso para que en la séptima versión sus componentes puedan ser completamente europeos. El diseño de este microchip no es para un supercomputador, pero su desarrollo permite aprender.

La senda de la soberanía computacional que busca alcanzar la Unión Europea es tan recóndita, que solo será posible recorrerla paso a paso, algunos son reconocidos como éxitos por la dificultad de tener velocidad en una materia consagrada en otras latitudes.

Es un hito que la sargantana pueda trabajar a una velocidad superior a un gigahercio, pese a que los procesadores más avanzados del mundo multipliquen esa capacidad por seis. Tenemos una serie de instrucciones específicas para genómica y machine learning, pero no es un procesador para altas prestaciones, es bueno en eficiencia energética.

Es ideal para utilizarlo en dispositivos móviles, el objetivo no es comercializarlo, está pensado para utilizar como material docente, los cien microchips que acaban de llegar de TSMC y Global Foundry se están probando en el centro.

Las próximas versiones se pueden distribuir por universidades de manera gratuita para proseguir el camino, las existentes se utilizan para producir material docente, de momento es un prototipo.

Sargantana es de tercera generación

Los chips que pueden alimentar los futuros supercomputadores Marenostrum deberían estar listos en 2026 0 2027, para ser testeados, Barcelona lidera este proyecto, en el que se tendrá que depositar centenares de euros, frente a las decenas de la sargantana.

Una empresa surgirá de la universidad, OpenChip tendrá que ser la encargada de ejecutar buena parte del trabajo. El trabajo que ha hecho posible este chip es una apuesta de Mateo Valero, director del BSC, quien luchó porque Barcelona se convirtiera en un centro de referencia en tecnologías de computación de código abierto RISC -V.

Llevar al hardware lo que fue Linux para el software, una forma de construir procesadores a través de la colaboración entre instituciones y evitando el oligopolio de las grandes tecnologías, con todo lo que esto supone, sin propietario, accesible para todo el mundo y sin potenciales controles impuestos por los desarrolladores.

El centro barcelonés se ha convertido en la locomotora europea de la investigación científica sobre los futuros chips europeos, es un embrión del futuro procesador europeo de altas prestaciones, este hardware libre será vital para garantizar la soberanía tecnológica y mantener la competitividad industrial europea.

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.
error: Content is protected !!