Estamos en una situación que realmente nadie pensó que se podría vivir en este tiempo, y es que aunque hemos visto muchas películas, como “contagio”, pensamos que esto nunca saltaría de las pantallas de cine a nuestra realidad.

Es una realidad que nos está sobrepasando, y que nos ha convertido en personas que no conocíamos, porque está sacando lo mejor y lo peor de nosotros mismos, pero lo mas importantes es conocernos en verdad, porque ante las crisis, siempre se muestra la verdadera cara, porque experimentamos uno de los sentimientos más reservados que tenemos, el miedo a la muerte.

Hay que actuar de forma racional

Sé que es muy difícil pedir que se tenga calma y que se actúe de forma racional en este tiempo, cuando todo es incierto, y la única realidad que se presenta ante nuestro ojos, es una realidad de muerte, pero hay que confiar, y también actuar de forma objetiva.

Por ello lo que debemos tomar en cuenta es que hay que comportarnos, dejar la paranoia, y es que sí, se trata de un virus mortal, pero hay que protegernos, hay que cuidarnos, y esto lo logramos tomando las previsiones, como nos cuidamos en casa para evitar robos con la ayuda de los cerrajeros, aunque sabemos que el riesgo de ser robados existe.

Debemos vivir nuestras vidas de una manera en la que tomemos las precauciones, se haga lo que está en neutras manos, sabiendo que el riesgo existe, que está latente, por ello cuando contratamos los servicios de cerrajeros profesionales, lo hacemos consciente de que es lo mejor que podemos hacer, pero esto no hará que el riesgo de ser robados desaparezca.

 No debemos desesperarnos

La separación no nos ayudara en nada, sino que hará que las cosas empeoren, y es que hay personas que en realidad se han enfermado ante esta situación, y no precisamente del virus, sino que han experimentado ataques de pánico, ansiedad, entre otros, y ya los hospitales están muy saturados como para que nosotros ingresemos por esta causa.

De manera que hay que actuar normal, saber que esto va a pasar en algún momento, así que más allá de sacar lo peor que tenemos, hay que buscar sacar las cosas buenas, podemos brindar apoyo a los más desfavorecidos, y también podemos aprovechar el tiempo libre para nosotros.

Porque la cuarentena no son unas vacaciones, pero si se trata de un tiempo en el que no tenemos muchas cosas por hacer, aunque hay quienes deben trabajar desde casa, por tal razón invierte este tiempo en aprender otro idioma, en hacer cursos en línea, algo que te pueda ayudar a crecer como persona y también como profesional.

Haz que los demás vean en ti una luz

Si eres padre de familia o madre soltera, eres entonces el ejemplo a seguir para tus hijos, para tus padres ancianos, de manera que si entra en pánico, ellos también entraran, así que lo mejor en estos casos es ser la luz que ayude a los demás a sentirse tranquilos, recuerda que es mejor ser inspiración para los demás que ser piedra de tropiezo en esta situación tan delicada.